jueves, 19 de febrero de 2009

Hice cosas que jamás hubiera pensado que era capaz de hacer.

Mi divorcio fue, dentro de todo, bastante normal.
Más allá de los detalles, que serán motivo de algún otro post., básicamente un día vino y me dijo «Estoy desenamorada y no tengo fuerzas para luchar»
Al día siguiente yo ya había cambiado la cerradura.

Así que mi nuevo yo me superaba. No daba crédito de las cosas que hacía.
Me bajaba sus planes de vuelo bajo la auto excusa de que era para organizar mis tiempos, pero en vez de eso, llamaba a la aerolínea, averiguaba los hoteles donde alojaban a la tripulación y la llamaba.
La llamaba apenas se hacía la hora de su aterrizaje.
Cuando no contestaba, chequeaba por internet que el vuelo hubiera llegado a tiempo.
Daba vueltas manzana por su casa, buscando esa ventanita allá arriba que me indicara si estaba o no en casa.
Llamados, mensajes, mails.... de todo.
Ella pedía tiempo, pedía espacio.
Yo no podía dárselo.
Llegué a ir a un centro médico, donde tenía que hacerse análisis de rutina por el laburo y, ante su falta de respuesta, recorrer cocheras cercanas en busca de su auto, para ruegos mediante al encargado, poder ponerle un Bon o Bon en la guantera y alguna cartita de amor.

Peleas, discusiones que terminaban indefectiblemente en la cama.

Ella seguí sosteniendo su amor por mi. Su agradecimiento.
Yo seguía necesitando más.

Ella cada vez se alejaba más. Yo la alejaba cada vez más.

8 Opinaciones:

La última de la fila dijo...

Es bueno el final.
Cuando asumiste que con tus actitudes la alejabas cada vez más,te estabas posicionado en la senda correcta.
Ese es mi chico.

BESOS

L.U.

p.d: priiiii.

La última de la fila dijo...

Y no, no sos bígamo...ta?

El Opinador..to dijo...

Y si. Cuando uno se pone necesitado, generalmente el otro escapa.
Que pa eso uno se compra un perrito faldero.

PD. Qué so charrúa vo, botija.
No me torié que me pongo los championes y la vua buscar... ta?

Café (con tostadas) dijo...

querido, que susto!!!

No puedo explicarte el ataque de pánico que me da si alguien me hostiga de esa manera! Y yo que sentí paura por unos mensajitos y unas flores! jajajaja

LaVieEnRose dijo...

este post me dejó como un sabor amargo...no se como explicarlo, el final me partió el alma. las cosas son por algo en la vida, lo q a algunos les parece hostigamiento a otros les parece preocupación o consideración...es muy delgada la linea q los separa, y para nada objetiva, está teñida de los sentimientos y su profundidad.
seguro q me enrede y no me entendiste un corno...necesito gestos! ja

besos de "el insomnio" y Rose.=)

El Opinador..to dijo...

Cafe: No se si daba para pánico. Pero estamos de acuerdo. No me enorgullezco de eso.

Rose: La línea igual no era tan delgada y yo la había pasado. Por más que en esos momentos quería creer que era preocupación o consideración, no era otra cosa que hostigamiento. Un reacción chota -aunque natural- frente a la impotencia que me generaba.
Besos

Minerva dijo...

La ansiedad se huele, y ahuyente. Que triste que hayan llegado a ese punto Opina.

El Opinador..to dijo...

Mine: No llegamos. Llegué yo solito.
Pero bueno. Así se aprende.
Me "equivoqué" mucho en mi vida. Pero por suerte, en vez de llorar sobre la leche derramada o buscar culpables, intenté aprovechar las enseñanzas que esas equivocaciones -y sus consecuencias- me dejaban