martes, 11 de agosto de 2009

En los últimos años han proliferado los locales gastronómicos "modernos".
Todos ellos tienen cosas en común, por ejemplo:

Son caros. Y terminan siendo mucho más caros que las vieja y querida cantina.
Tienen una luz medio rara que hace que no podamos ver bien.
Los platos parecen más ricos de lo que son en realidad.
La/el moza/o -que a primera vista te enamoró- te dan ganas de cometer asesinato.
Son confusos (poca luz, el alto volumen de la música y los carteles inentendibles en los baños).
Son complicados (poner una lechuga abajo de la milanesa no la convierte en "selección de peceto con croutons triturado sobre colchón de finas hierbas").
Y, por último, uno termina pagando más de lo que vale, prometiendo haber aprendido la lección y no volver nunca más y volviendo a equivocarse (no con el mismo, pero con otro parecido).

Siempre supe que había un tipo de mujer que encajaba con esta descripción.
Por un tiempo fui uno más de los que prometió no volver jamás (y no cumplía).
Después entendí el juego, y me dediqué a comer en esos restó, pero sin hacerme cargo de la abultada cuenta.
Y finalmente decidí que ya era suficiente, que era hora de encontrar esa cantina que a uno lo hace sentir como en casa, en la que uno conoce a los mozos por el nombre y ellos también a uno.
Un lugar en el que, como te conocen, no intentan venderte como bueno el plato que no salió ayer, sino que te recomiendan de corazón.
Un lugar en el que el mozo entiende perfectamente qué es lo que querés cuando le pedís "la cuenta y dos cafés" (que no tiene nada que ver con "dos cafés y la cuenta").

En fin: hay que huir tanto de los restós como de las chicas "palermo".

Y dicen por ahí que está habiendo una gran proliferación de "hombres palermo". ¿es así?

11 Opinaciones:

Soledad dijo...

hombres palermo y chicas palermo...mmmm no conozco ninguno...
Los restó gourmet... son el mismo verso en todos lados...
Acá abrieron uno... diviiiino.. a la semana se corrió la bola del tamaño de las porciones y tuvieron que volverse generosos o cerraban...
ahora son un comedor familiar... donde se come riquísimo y abundante. Tambien agregaron luces...
Nos salió redondo el negocio... y eso, lo hicimos usando, sin querer nuestro poder, el poder del que compra.
Este es un pueblo de gringos... no me vengas con un dedal de arroz!!! traeme una montaña!!

Café (con tostadas) dijo...

Opi, vos sabés que yo soy del interior (por no decir del campo(?)) y que de "palermo" conozco poco y nada...

ahora, si te referís a los tipos que se hacen los sofisticados e interesantes, que venden algo que no son ni por casualidad, que recurren a juegos de palabras para disfrazar realidades, que generan confusión con aires de intriga y que siempre pero siempre cuestan más de lo que valen... no es que haya proliferación, es que ahora hacen culto! ;)

Y sí, hay que huir de ellos, de ellas y de los "locales gstronómicos". Siempre te dejan con sabor a poco

eterno sindrome pre menstrual dijo...

conozco demasiados de los hombres palermo
el tema es que cuando estas en la cantina, no uses escarbadiente adelante de la chica... eso la motiva a seguir buscando el hombre palermo


F.

Minerva dijo...

los hay, se llaman "palermogolicos"

besos opi!

La amante dijo...

A mi me gusta la estética de esos lugares, pero nada mas, cuando quiero comer bien prefiero ir a alguna cantina a comer un buen plato de rabioles con bolognesa.

Carito Dolz dijo...

Hace poco mi viejo me cargaba, porque me llevó a comer a una parrilla en Las Heras. Un casa familiar, donde el asado se hace en 1/2 tambor, el lechón en la cruz, el lugar para comer es como el living de mi casa, y es todo así, muy de entre casa...
Lo disfruté muchisimo, comí mucho y muy rico, y juré no volver a Estilo Campo mientras exista esta parrilla libre en el medio de la nada :)

Palermogólicos abundan, realmente hay hombres q están tèt a tèt con varias mujeres: son cada vez más histéricos, superficiales, vienen en serie xq todo el grupete habla, se mueve, piensa y reacciona igual...

Yo tengo un imán para esta gente... me revienta... y te juro q yo soy súper rústica... :P

*Ene Deláa* dijo...

Jajaja, Palermogólicos me encanctó.
No lo se, ya no rondo por esas zonas ni por ninguna zona en lo que a buscar muchachos se refiere, gracias al cielo.
Pero la realidad es que no hay nada como una buena fonda, y más aún, como la comida caserita.

Blonda dijo...

Gracias a Dios sigue habiendo parrillones con tinglado y cantinas con jamones serranos colgando del techo, donde no se usan dos palitos para comer 6 bocaditos que cuestan igual que la compra de una semana en el super.

Chicos Palermo? Se multiplican por hora!

Beso grande

Opinadorto dijo...

Sole:Y si... traeme 4 ravioles y te tiro el plato por la cabeza!!

Café: Lo peor es que te dejan con sabor a poco, después de haber pagado mucho.

ESPM: Ni muy pelado, ni con dos pelucas. Convengamos que la mujer se enamora de la cantina y la quiere convertir en restó

Opinadorto dijo...

Mine: Cuac!!! (y no te hagas la pícara que te debés haber clavado con unos cuantos de estos). Besos

Amante: La estética está buena para ir comido, tamos de acuerdo.

Carito: Estilo Campo es para turistas. Y te creo lo que decís de los flacos porque yo hace rato que vengo alejándome de amigos porque se pusieron peores que las minas.

Opinadorto dijo...

Ene: ¿y qué sale? ¿Cómo venimos para la preparación de un buen mondongo?

Blonda: Yo, igual, banco el sushi a morir. Pero me lo preparo yo.
Lo que me embola es la manganeta... que me quieran vender un plato de polenta como algo exótico me revela.

Besos