viernes, 29 de mayo de 2009

El día que entendí eso, me hice hombre.

9 Opinaciones:

Café (con tostadas) dijo...

Opi! SE TE EXTRAÑABA!

Leí justo cuando estaba comiendo un bizcocho... CASI ME MUERO! jajajjajajjaja

Excelente. Sabia reflexión!

(especialmente si la mina tiene aguante, no?)

Soledad dijo...

ojo Opi...hay minas que ni la hombría te dejan!!! jajajaja
buenísima tu filosofía!!

el Rafa dijo...

Que pantalones largos ni ocho cuartos... eso es hacerce "grandecito"...
JAJAJAJAJAJJA

Saludos.

Nanci dijo...

jajjaajja
... y si flaco para ganarse una mina hay que invertir... un cuarto de fernet por lo menos.

Opi (Wan Kenobi) dijo...

Cafe: Yo también extrañaba!.. a no mezclar bizcochos con chupi porque no queda re paquete, viste

Sole: Y si... ahí es cuando viene bien la botella llena

Rafa: Yo ahí me di cuenta de que había entendido -más o menos- cómo venía la mano

Nanci: Bienvenida: Esas inversiones son las más baratas. En general las que más caras salen son las que empiezan costando nada

Fabiana dijo...

COMO LO EXXXTRAÑÉEEEE!!!!
A ver, con respecto a la reflexión..
O sea que el gordo se hizo hombrecito haceeee muuuuucho..
Por que desde el primer día supo conmigo, y se la bancó como un gentleman, que tenerme a mi le iba a costar vaaaarias botellasss..
vacías obvio..

Besotessss Opiii!!! :D

Angie dijo...

que reflexión importante.

Opi (Wan Kenobi) dijo...

Fabi: Ya está... ya volví. ¿Así que tenemos afición por la inclinada de codo?
Jajajajaa....

Igual, poco tiene que ver con el alcohol esta lección

Opi (Wan Kenobi) dijo...

Angie: Y si querés te la presto. Parece que en el placard tenés lugar, no?